Panteón, de Carlos Sisí.

el

Esta es la primera vez que leo a Carlos Sisí, y en general me ha dejado buen sabor de boca. Es una lástima que el género zombie no me resulte grato y no me apetezca leer la tan comentada saga Los Caminantes, pero bueno. Panteón, por cierto, fue ganadora del premio Minotauro en 2013.

No estaba seguro con este libro. ¿Escribir o no escribir una not-review? Por una parte, el libro no me había dicho mucho, pero el caso es que no estaba nada mal. Entonces me pregunté: ¿cómo te sientes?

Y, como digo, la respuesta era neutral. El libro tenía sus puntos negativos, como es el caso de la trama, que parece no tener un rumbo claro hasta bien avanzado el libro, y eso hace confusa parte de la historia, que sólo parece encaminarse demasiado avanzada la obra, desliando el follón montado en el que sus dos personajes más principales parece que tienen poco que ver.

La pregunta puede ser: ¿qué follón? Bien, veamos. El novela es de ciencia ficción: la humanidad está diseminada por el espacio y distintas fuerzas luchan por su lugar en el cosmos. Sin embargo, La Colonia, una poderosa fuerza que comenzó siendo un enclave científico, controla el devenir de la Humanidad.

La trama es sencilla en inicio: dos “chatarreros” saquean un campo de batalla y encuentran un extraño artefacto. Bueno, por ahora esto nos suena. A partir de ese momento todo se encadena en una acción casi constante, angustiosa a veces, que mezcla a una facción de poderosos guerreros, una controladora de La Cultura y los chatarreros… que liberan a Cthul… que diga, a una poderosa fuerza.

Es broma, no es Cthulhu, pero hay que señalar que ese punto es uno de los que más me ha gustado, el descubrimiento de ese “algo” que hace “cosas”. No me gusta desvelar mucho, la verdad.

En cualquier caso, y aunque me costó engancharme a la novela, la parte intermedia de la misma me resultó más sabrosa, y todo fue de maravilla hasta el final. Lo siento, pero el final no me gustó. Considero que hay demasiado de deus ex machina para mi gusto, o simplemente no terminó de satisfacerme. Esto se puede deber en parte a que precisamente me había ilusionado con la misma, y a lo mejor el final fue demasiado brusco para mi gusto y excesivamente “inesperado”. Por decirlo de alguna manera. Aunque se veía venir lo que iba a ocurrir, bien tengo que confesar que antes de la resolución tenía el corazón en un puño y estaba enganchado como una garrapata.

A destacar: el worldbuilding, ya que genera un escenario interesante, un universo de contradicciones (muy en sintonía con lo que el ser humano representa) y que, curiosamente, pese a que la mayor parte de la acción transcurre en un solo planeta desolado, aparece en toda su grandeza.

Como valoración general he de añadir dos puntos:

1. El autor subió hace tiempo a Internet una precuela, Panteón: Conciencia descarnada”, que tengo por ahí y que tengo ganas de leer. Eso ya es significativo de por sí.

2. La obra es, como poco, entretenida, y alberga ideas muy interesantes que no quiero desvelar por aquí por si alguien se interesa en su lectura.

Podéis leer otras opiniones más sesudas (y muy variadas) aquí: Donde Acaba el Infinito, El rincón de Koreander, El Placer de la Lectura y Fantasymundo.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s