Ygdrasil, de Jorge Baradit

WOW. La verdad por delante: Ygdrasil me ha encantado, es un libro increíble. Y ahora, al grano.

¡Aquí hemos venido a etiquetar! ¿Qué seríamos sin etiquetas? Puede que fuéramos unas vulgares distopías.  En fin, esta novela es cyberpunk, y por algunos lugares de la red dicen que de lo mejorcito que se ha escrito en castellano en tal género. Pero no sólo es cyberpunk, sino que se le ha denominado concretamente como cyberchamanismo. No voy a engañar a nadie, a mí lo primero que me atrajo fue eso, ya que estoy familiarizado en parte con el chamanismo asiático, aunque eso no viene al caso. 

¿Y todo eso que significa? Bueno, en parte, que la novela es ciertamente compleja en cuanto a términos e ideas. La mitología, las creencias y la cultura popular se mezclan con cables, puertos de conexión y redes inimaginables. Y eso está pero que muy bien. Baradit crea un mundo más que interesante con rancio olor a decadencia y rabiosa tecnología. De hecho, una pega de la novela podría ser precisamente que a ciertos lectores se le puede hacer pesado por su barroquismo en el lenguaje, las metáforas y los conceptos desarrollados. No es mi caso, pues me ha gustado la mezcla, aunque sí es verdad que se agradece que se una novela breve (260 páginas) y no se alargue mucho, pues en ese caso podría convertirse en un hueso duro de roer.

Me gustaría hablar de algunas cosas, pero no lo voy a hacer porque sería destripar parte del encanto de la obra, con lo que voy a morderme las uñas un poco. Pero sí diré que la trama de la novela me ha dejado más que satisfecho. La protagonista, Mariana (que en parte me ha recordado al personaje interpretado por Uma Thurman en la saga “Kill Bill”), junto con unos extraños compañeros sobre los que no diré nada para que cada uno descubra esas pequeñas maravillas por su cuenta, emprende un viaje confuso hacia un destino indeterminado. En su camino se cruzan organizaciones gubernamentales, multinacionales despiadadas, y un profeta que merece un puñetero análisis individual, ya que es un personaje secundario capaz de repugnar y fascinar a partes iguales.

Lo único que en ocasiones no ha conseguido enamorarme es la falta de control que tiene la protagonista sobre sus actos, que en todo momento son guiados por otros personajes, y se deja manipular de forma casi constante. Pero bueno, eso forma parte de nuestra realidad, así que supongo que no deja de ser un reflejo de la vida.

Los finales son un gran problema para mí, y he de decir que esta novela me sorprendió gratamente. Una de las cosas que más me ha gustado es precisamente el desenlace. Un aplauso enorme.

Eso sí, esta es una novela que no recomendaría a la ligera. No creo que guste a todo el mundo, las cosas como son. 

Dato: su precuela, “Trinidad”, ganó el premio UPC en 2007 y fue publicada en formato digital.

Podéis leer otras opiniones más sesudas aquí: Fantasymundo Revista Axxón, así como un curioso artículo sobre la novela y el género en sí: “Ygdrasil, una novela cyberpunk chilena“.

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s