HELP FUND MY ROBOT ARMY!!!, de John Joseph Adams (editor)

¡Venga ya! Estas mierdas no se hacen, que uno es débil y se enamora con rapidez de los títulos (mea culpa).

¿Significa eso que no me ha gustado? Nada más lejos. Me ha encantado. Pero a pequeñas dosis. Este es un té muy muy caliente que hay que beber a sorbitos breves. La explicación es sencilla: el formato se hace repetitivo.

Esta obra nace cuanHELP-FUND-MY-ROBOT-ARMYdo Adams lee el relato HELP FUND MY ROBOT ARMY!!!  de Keffy R. M. Khehrli, quien lo envió a la revista Lightspeed. La base del relato era una campaña de crowdfunding que perseguía un objetivo tan claro como su título. Adams propuso lanzar una antología con relatos similares de varios autores, consiguiendo al final 33 relatos.

Las otras 32 historias recrean el mismo formato y lanzan ideas para todos los gustos como gatos asesinos (Catassassins. Sí, tal cual), proyectos megalómanos de sectas que quieren ir a Marte o vampiros (de los de verdad) que quieren fabricar una Teenage Vamplague.

Algunos son sencillamente geniales, como los de Tim Pratt (que propone un rol en vivo que sea de verdad en vivo) y Scott Sigler (el de los vampiros), y como siempre, otros no tanto, pero la línea es en general muy buena…

Las propuestas muestran a distintos usuarios vertiendo comentarios, algunos de los cuales son brutales, consiguiendo auténticas conversaciones como subtrama. Fetén. Las updates o actualizaciones también son geniales, y consiguen, en la mayoría de los casos, desarrollar la historia que aparecía en la propuesta inicial.

Dato curioso: cuando tenía montada la antología, John Joseph Adams pensó que debía lanzarla, como no, vía crowdfunding (“Because how meta and cool is that?“). Ese tipo de cosas son detalles que enamoran.

Así que tenéis una antología con pequeñas dosis de humor y ciencia ficción. ¿Qué más se puede pedir? Y si no tenéis tiempo para leer es perfecta. Aprovechad esos minutos que tarda el horno en calentarse o mientras viene el bus o el metro… Siempre hay unos minutos que, de ser un relato algo más largo, ya tendríais reparo en dedicar a una lectura que se va a quedar a medio leer.

Anuncios

4 Comentarios Agrega el tuyo

  1. marcheto dice:

    Yo leí el cuento de Khehrli cuando apareció en la revista Lightspeed, y me gustó tantísimo que me apunté al kickstarter de este libro. Y la verdad es que no me arrepiento.
    En general coincido plenamente con tu comentario: recomendable, con algunos relatos que merecen muchísimo la pena y otros bastante menos, pero siempre llevando mucho cuidado para tomarlos en dosis pequeñas.
    Y además del los cuentos de Khehrli y de Tim Pratt, también me ha gustado especialmente el de Mary Robinette Kowal, que me pareció uno de los más originales y divertidos.
    Y ya aprovecho para felicitarte por tus not-reviews, vienen estupendamente mientras se espera a que el horno se caliente o a que llegue el metro o el autobús. 😉

    Le gusta a 1 persona

    1. bandinnelli dice:

      Es genial compartir opinión en estas cosas, pero es que creo que esta antología invita más o menos a lo que comentas en el segundo párrafo.
      Y sí, es cierto, cuando escribí la entrada no recordé a Kowal, pero acabo de echarle un ojo y tienes razón. A mí me ha dado la sensación de que el formato ha ayudado en parte a los autores a elaborar relatos desde un punto de vista diferente, de ahí esas ideas tan potentes (sin desmerecer las cabezas de cada uno, claro).
      Me ha encantado el último párrafo, jajaja. Es la misma idea, sí 😀

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s